AVISO A NAVEGANTES: SI HAS LLEGADO HASTA AQUÍ POR CASUALIDAD, BIENVENIDO/A Y… QUÉDATE UN POCO

Para todo aquel que nos visita, un pequeño regalo musical. Además de recibir visitas desde diferentes lugares de Extremadura y también de España, en este blog entran internautas procedentes de Estados Unidos, Mexico, Argentina, Colombia, etc… y por supuesto también de Portugal, Reino Unido y Alemania, entre otros. La entrada de hoy es un gesto de agradecimiento a la gente que nos visita. Un fragmento del concierto que la banda de Olivenza ofreció el pasado mes de julio con motivo de la celebración del verano cultural: se trata de el poema sinfónico para banda de Ferrer Ferrán, MAGALLANES, obra compuesta por encargo para conmemorar el 125 Aniversario de la fundación de la Banda Municipal de Sanlúcar de Barrameda (Actualización 2016: debido a fallos técnicos la versión que acompaña esta entrada es otra y formó parte de un concierto celebrado en Llerena, el 25 de noviembre de 2011 con motivo de la celebración de la XVIII Asamblea General de la Confederación Española de Bandas de Música).

En la web del compositor, podemos encontrar la siguiente información sobre la génesis y el desarrollo de esta obra.

El 20 de septiembre de 1519, tras un año de preparativos, zarpó de Sevilla un grupo de cinco carabelas de nombre “Trinidad”, “San Antonio”, “Victoria”, “Concepción” y “Santiago” y tras tocar en Sanlúcar de Barrameda alcanzaba la costa de la Bahía de Río de Janeiro el 13 de Diciembre.

Bajo el mando único de Hernando de Magallanes iban doscientos cincuenta hombres entre los que se contaban portugueses, italianos, franceses, griegos y hasta un inglés (#1 a 15).

Durante la travesía del Atlántico tuvo que arrestar al capitán de la “San Antonio” por negarse a obedecer órdenes, lo que le valió el enfretamiento de sus colegas españoles (#16 a 44).

Esperó la primavera austral en Puerto San Julián, donde hubo de racionar los alimentos, soportar un rigurosos invierno y superar un motín en 3 de sus naves, que supuso la ejecución del líder y el abandono en una isla de dos cabecillas más. La “Santiago” naufragó en una tormenta y al refugiarse en tierra, sus tripulantes encontraron a un indígena de gran estatura que dió lugar a una leyenda sobre el tamaño de los patagones.

Por fin, el 21 de octubre de 1520, la sagacidad del marino tuvo su recompensa al intuir un paso a través de un tortuoso estrecho en el que invirtió 38 días para recorrer 540 kilómetros llamado hoy Estrecho de Magallanes (#70 a 96).

Durante cuatro meses recorrieron 10.000 kilómetros del nuevo mar, tan calmado que lo bautizaron Pacífico y en el que los marineros llegaron a comer ratas y masticar cuero para aliviar el hambre (#45 a 69).

Una veintena de hombres perdieron la vida en esta travesía. En marzo de 1521 alcanzaron por fín la tierra volcánica que Magallanes había descubierto unos años antes y bautizado Filipinas. Esto lo convirtió en el primer hombre en haber dado la vuelta completa al mundo.

También en Punta Engaño, Magallanes murió luchando contra los nativos, el 27 de abril de 1521. Fue herido de muerte mientras intentaba proteger la huida de sus hombres (#97 a 173).

El capitán Juan Sebastián Elcano tomó entonces el mando de los 110 supervivientes, insuficientes para navegar las tres naves, por lo que quemaron la “Concepción” y se dirigieron hacia las Molucas, llamadas Islas de las Especias en los dos barcos restantes (#173 a 220).

De los 250 hombres que habían partido 3 años antes, solo dieciocho arribaron a Sanlúcar aquel 8 de septiembre de 1522. Al día siguiente caminaron descalzos con una vela en la mano el kilómetro y medio que separaba el puerto de la capilla de Santa María La Antigua (#221 a fin).

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *